Las 7 bodegas riojanas que debes visitar

la rioja bodegas para visitar

La Rioja está situada en el norte de España, y es una de las mejores regiones vinícolas del país, si no una de las mejores del mundo. Si se encuentra en una escapada a Bilbao, ¿por qué no hace el viaje aproximadamente dos horas hacia el sur para ver por sí mismo esta mundialmente famosa región vinícola? Aquí está nuestra selección de siete de los mejores viñedos de la zona.

Situada en Haro, esta bodegas en rioja es el hogar de la mayor batalla del vino del mundo ( La Batalla del Vino ), Bodegas Muga no sólo es una de las mejores bodegas de La Rioja, sino que también es una de las pocas que todavía fabrica sus propias barricas. Ofrecen visitas diarias sólo con reserva, pero también tienen una tienda y un bar, donde se puede disfrutar de las catas.

Bodegas Muga
Avda. Vizcaya, 2
Barrio de la Estación.
26200 Haro, La Rioja
Teléfono : 941 31 18 25

Compra vino de Bodegas Muga

Bodegas Marques de Riscal

Una de las bodegas más antiguas de La Rioja, Bodegas Marqués de Riscal, fusiona lo viejo y lo nuevo, con un hotel futurista diseñado por Frank Gehry, diseñador del famoso Museo Guggenheim de Bilbao. Fundada en 1858, la bodega produce más de tres millones de botellas de vino tinto al año. Hay visitas guiadas a sus grandes instalaciones, así como un restaurante con estrella Michelin.

Compra vino de Bodegas riojanas Marques de riscal

Las 7 bodegas riojanas que debes visitar

Marketing para bodegas

Necesitas ayuda con el marketing online de tu bodega, llama a Bulldog consultores.

Bodega Ysios

Al igual que las Bodegas Marqués de Riscal, la Bodega Ysios combina el vino con la arquitectura. Diseñada por el famoso arquitecto Santiago Calatrava, fue creada como un emblema de la región vitivinícola de La Rioja y se supone que refleja la ondulación de la Cordillera Cantábrica, que actúa como un pintoresco telón de fondo. En el interior se encuentra un moderno edificio con una sala de catas en el piso superior.

Bodegas López de Heredia

Situada justo arriba de la colina de Muga, también en la ciudad de Haro, López de Heredia es otra antigua bodega – un vasto complejo vinícola que es tan impresionante en la superficie como en la parte inferior. Las partes más antiguas de la bodega tienen más de 140 años, mientras que las sucesivas generaciones han ido añadiendo nuevas estructuras y edificios. Baja a las impresionantes bodegas para explorar un laberinto de cavernas subterráneas llenas de barriles sobre barriles. Es muy conocida por sus vinos Viña Tondonia, Bosconia Reserva y Gran Reserva. Las visitas son sólo con cita previa.

Bodegas Roda

Otra de las bodegas de Haro, Bodegas Roda, es uno de los viñedos más nuevos de la ciudad, y aunque empezaron a producir vinos en 1987, el edificio actual no se terminó hasta 2001. Hoy en día, el edificio actúa como un espectacular mirador sobre el río Ebro. Sus bodegas, sin embargo, datan del siglo XIX y están excavadas en la ladera de la montaña, llegando a una profundidad total de 12 metros. Además de las bodegas, el recorrido incluye la visita a una exposición fotográfica, la degustación de dos vinos de Roda y la cata de sus aceites de oliva virgen extra. Las citas deben hacerse con antelación.

Dinastia Vivanco

Viñedos, productores de vino, un restaurante y uno de los mejores museos de vino del mundo, Dinastia Vivanco es toda una experiencia del vino, más que un simple tour por la bodega y degustaciones. Comienza con un tour de la bodega, seguido de una visita al museo para aprender todo sobre uno de los mejores vinos de España y cómo se hace. A continuación, un paseo por los jardines y una visita al “Rincón del vino”, donde podrá degustar un total de 14 vinos diferentes de la colección de Vivanco. También hay un excelente restaurante, donde podrás disfrutar de una deliciosa comida para completar tu visita.

Bodegas en Rioja Baigorri

Esta bodega ultramoderna se sienta como una caja de cristal en la cima de la colina. Diseñada por el arquitecto Iñaki Azpiazu, la mayoría de las Bodegas Baigorri están en realidad situadas bajo tierra, a siete pisos de profundidad. El edificio fue diseñado para integrarse en el entorno natural, así como para facilitar su método único de elaboración de vino – utilizando sólo la gravedad para mover las uvas (sin maquinaria en absoluto). También permite a los visitantes estar en el centro y observar todo el proceso de producción de vino que sucede a su alrededor.